Todos sabemos que los gastos mensuales de una casa son muchos y variados, la luz, el teléfono, la calefacción, los artículos de limpieza, las reparaciones…., en fin una cuenta inagotable, pues bien en nuestra “Casa Grande”, en la casa de nuestra “gran familia” que es la Iglesia, son como su nombre indica, muchos más grande, y si se da el caso, como es el nuestro, que esta casa tiene muchos años, los gastos son mayores, porque lógicamente tiene como se suele decir “más goteras”

Todos los que integramos la Iglesia, somos los responsables de que estos gastos se puedan cubrir, y la mejor manera para hacerlo, al igual que en nuestra casa, apartando un dinero fijo para cada cosa, cada uno dentro de sus posibilidades, pero sin desentendernos.

Os invitamos a que aportemos ese importe para Nuestra Parroquia, para que brille la luz, para que estemos calentitos en invierno, para que no parezca una casa en ruinas, reparando todo aquello que se vaya estropeando, en definitiva a que esté como nuestra casa.

Os adjuntamos una solicitud de colaboración con nuestra Parroquia, sólo tenéis que rellenarla y entregarla en Secretaría los lunes, miércoles y viernes de 18 a 20 horas:

Solicitud de Colaboración

Además, te proporcionamos el siguiente enlace, en el  que tienes información sobre cómo ayudar a la Iglesia al hacer tu declaración de la Renta: