Los jueves por la noche, de 21 a 22 horas, el Santísimo vuelve a estar expuesto para todos aquellos que durante el día no disponen de mucho tiempo para acercarse a la oración.

   Es una oración preparada por jóvenes, pero abierta a todo el mundo; en ella se combinan las lecturas del domingo siguiente, con una pequeña homilía y tiempos de silencio y cantos.

   Si los jueves no te va bien este horario, hay un grupo de jóvenes de la parroquia que acude los martes al Seminario Conciliar (calle San Buenaventura, nº 9), donde a las 21’00 tiene lugar una adoración al Santísimo, de una hora de duración, en la que juegan un papel muy importante la música y el canto, que no sólo no distraen, sino que ayudan a centrar la oración. El tiempo de oración también está ambientado con pequeñas reflexiones y oraciones de un sacerdote en voz alta. Durante la hora que dura la adoración se tiene además la posibilidad de acudir al sacramento de la reconciliación, gracias a dos sacerdotes disponibles en los confesionarios a la entrada de la Iglesia.